"EL AMOR PUEDE LLEGAR DE MIL MANERAS DIFERENTES, EN MIL LUGARES DIFERENTES, EN MIL MOMENTOS DIFERENTES Y CON MIL PERSONAS DIFERENTES. PORQUE EL AMOR NUNCA MUERE, SÓLO DUERME."

HAN PASADO POR AQUÍ:

“NO LUCHES CONTRA TUS SUEÑOS. ELLOS SON MÁS FUERTES QUE TÚ". (Paulo Coelho).

lunes, 28 de noviembre de 2011

TIERNO DOLOR.



Érase una vez un galeón fondeado en su puerto y una ligera goleta varada en su playa. Veían cómo el tiempo los lastraba, bajo la línea de flotación, con los crustáceos y las algas que, con la rutina del día a día, trataban de paralizarlos intentando convertirlos en unos inmóviles pecios para siempre. Pero el galeón y la goleta tenían sus velas intactas y soñaban con desplegarse al viento y, con una sutil maniobra, salir a navegar aunque sólo fuese una pequeña travesía que les hiciera sentir que estaban vivos, que la brisa fresca aún hinchaba sus velas, las acariciaba y los sacaba de la postración del aire salitroso que ahora las envolvía. Soñaban con un soplo de libertad que les acariciara la cara, en un encuentro en alta mar donde las velas se sentirían vivas y útiles, henchidas por el viento.
Sí, soñaban con sentir que estaban vivos, que aún no estaban muertos; que, pese al lastre de las rutinas y las heridas de los combates, aún eran capaces de soñar y de amar. De navegar y de vivir.
El galeón se negaba a pensar que quizá fuera sólo un sueño imposible, que estaban ya varados para siempre y que sólo les quedaba que la salobre brisa de la monotonía les desarbolara los mástiles y deshiciera las velas, dejándolos incapaces para esperar un viento que quizás ya no volviera más, quedándose con el recuerdo de que un día fueron bellos y pudieron haber navegado juntos a todo trapo.
Esa era la realidad de estos dos barcos. Otra cosa habría sido si no estuvieran amarrados, si fueran libres para navegar... ¡Dios!... Surcarían entonces juntos los mares en una loca carrera contra el tiempo, bebiéndose los  nuevos horizontes por descubrir.
Desde que el galeón avistó la goleta, entró en su vida como un vendaval, y empezó a tensar aparejos, soltó amarras, levó anclas e izando velas, con una renovada ilusión y esperanza por navegar,  zarpó y se hizo a la mar... pero la goleta no sentía igual, quiso seguir varada en su playa, y no contestó a las llamadas anhelantes del galeón.
Nada termina si antes no ha comenzado y ella tuvo la última palabra.
El galeón, en su estela le dejó escrito: No te preocupes por mí, ya te dije que estoy hecho a base de golpes y puedo pasar de la cálida ilusión a la triste y fría realidad.

23 comentarios:

don vito andolina dijo...

Hola,preciosas letras van desnudando la pura y genuina belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía,te invito a mi casa,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buen día, besos ausentes...

~† El Maltés †~ dijo...


Bueno, mi Señora,... lo importante es navegar,... si el galeón navega, probablemente, encontrará más goletas.


PD: ¡Caramba!,... Otra Vez el tal Don Vito,... ¿Recuerdas?,... este es el narcisista coleccionista de seguidores,... pésimo escritor y paradigma de la grosería.

La Zarzamora dijo...

Entre la goleta y el galeón no pudo ser...
Hay amores que se mueren antes de haber sido.
Oyess muy buena la traducción de Bécaud en el vídeo. Me encanta esa canción que colgaste.

Besos, Mar.

MAJECARMU dijo...

Mar,tú sabes que soy muy intuitiva,quizá me equivoque,pero esa historia que nos cuentas,creo que la he sentido en los protagonistas de la historia...

La vida pasa,no hemos de tener miedo,Mar.Cuando el sentimiento nos llama con respeto,profundidad y autenticidad hemos de atenderlo...Ese galeón merece que la goleta lo escuche,porque la quiere de verdad...!!

Me alegro que te haya gustado mi post,es una teoría científica,que no te debes perder,amiga.Búscala en internet:"teoría del desdoblamiento del tiempo"

Te dejo mi gratitud por tu visita,sabes que te quiero siempre.
Mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

Genín dijo...

Como tantas veces sucede, ambos seguirán con sus vidas por separado navegando por esos mares esperando a ver que les depara el destino...
Besos y salud

A.K.E. dijo...

No hay cadenas que no puedan romper ni los barcos ni las personas cuando la intención de amar es compartida.
Cada quien es capaz de marcar su propio destino.
Un beso,

Noelplebeyo dijo...

romance en alta mar...en sus profundidades cuantos se han sumergidos...

pero la madera siempre sale a flote no?

NVBallesteros dijo...

lo mejor es seguir navegando, tal vez por ahí este otro galeón esperando....


Besos

chus dijo...

Sigue viviendo tu, piensa en ti quierete tu, y no llores porque el sol se va porque tus aligrimas no te dejaran ver las estrellas. ARRIBA MAR

Pluma Roja dijo...

Creo que sí, lo mejor es seguir navegando no sabemos que estará en el próximo puerto.

Saludos cordiales.

Liliana G. dijo...

¡¡Aaaaay, qué triste!! Yo espero que la goleta tenga su momento de gloria junto a su admirado galeón. Las amarras suelen "soltarse" y volar junto a los sueños, que nunca, nunca, se deben perder...

Un besazo, reina y señora de los mares ;)

Juan L. Trujillo dijo...

Bello relato, con al tristeza de una playa vacía, un mar sin pañuelos y una quillas sin horizonte.
Habrá que calafatear los sueños, tersar las velas, poner en orden la rosa de los vientos y hacerse a la mar para la alegres singladura de los amores nuevos.
Un abrazo.

Adrián J. Messina dijo...

El océano es inmenso, tal que es casi infinito. Imposible reparar lo que nos espera cuando la razón para entender algo así no está en nuestra manos.

Un abrazo.

E. Martí dijo...

A pesar de lo imposible soñemos con que seguirán navegando y algún día el viento los enlace. ¿no?? Es mejor así.
Besos amiga

Sneyder dijo...

Dos alamas que quieren ser libres como el viento, que no hay tiempo ni edad para soñar y amar. No pueden quedarse varados, la vida da su oportunidad y hay que aprovecharla…la goleta prefirió morir amarrada…quizás paso su última oportunidad de ser feliz…
Me ha gustado leer tu relato de amor y vida.

Un fuerte abrazo

Emilio M. dijo...

:) Me ha gustado... esta historia de mares, de amarres, de barcos, de compañías y soledades.

La historia de una decepción, de un sueño roto, de una pasión... La rueda de la fortuna girando y girando sin saber el destino que nos espera y sin saber en que puerto recalaremos o que tormenta nos arrastrará hasta el caos.

Pero miremos el lado positivo: hay infinidad de mares esperando nuestra presencia, sólos o en compañía. Además, nadie navega solitario.

Somos mensajeros de nuestro propio destino.

Un gran abrazo y todo mi cariño.

Por cierto, no conozco a nadie que pueda pasar de la cálida ilusión a la triste y fría realidad. Conozco a personas frías que sabe simular la ilusión muy bien. Y también conozco a personas que saben mantener viva la llama de la ilusión a pesar de las duras realidades.

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Bonito, muy bonito recorrido y la canción es preciosa, siempre me gustó mucho.
Besicos muchos.

MariluzGH dijo...

Yo también tengo alma de galeón... pero sólo el alma

me alegra verte de nuevo en estos mundos, Mar

dos abrazos o más :)

Gladys dijo...

Hetrmoso y nostálgico escrito muy bella la mezcla entre el mar el Galeón, el amor y la soledad bonita entrada.
BESITOS DE COLORES QUE TENGAS UNA LINDA SEMANA QUERIDA AMIGA.

María Bote dijo...

Excelente y precioso texto, querida Mar. Un gusto visitarte y leerte, amiga. Felicidades.

Besos. María

Lucía dijo...

Existen muchos mares que, quizás, puedan surcar el galeón y la goleta...

Me ha gustado mucho el relato Mar, un poco cobarde la goleta ( a veces se tiene que arriesgar en la vida y mucho) pero...ella sabrá...:)

Quince millones de besos, mi niña. TQ.

PD: Me guardo: " nada termina si antes no ha comenzado"

Belkis dijo...

No permitas el paso de la cálida ilusión a una triste y fría realidad. Si no puede ser en ese mar, lo será en otro. Disfruta el momento, disfruta lo bello.
Muy bonitas tus letras.
Te dejo un abrazo Mar

Paco Cuesta dijo...

Debemos conservar nuestras velas para aprovechar el viento de la ilusión.