"EL AMOR PUEDE LLEGAR DE MIL MANERAS DIFERENTES, EN MIL LUGARES DIFERENTES, EN MIL MOMENTOS DIFERENTES Y CON MIL PERSONAS DIFERENTES. PORQUE EL AMOR NUNCA MUERE, SÓLO DUERME."

HAN PASADO POR AQUÍ:

“NO LUCHES CONTRA TUS SUEÑOS. ELLOS SON MÁS FUERTES QUE TÚ". (Paulo Coelho).

domingo, 3 de febrero de 2013

REGRESO A LAS NUBES.

















He visto atardeceres fugaces, precursores de una noche mágica, bajo un montón de estrellas titilantes en el cielo. He visto incontables amaneceres, con rayos de sol acuchillando el cielo nocturno. Un manto oscuro, demasiado cansado para aguantar los envites de la claridad del alba. Como mi alma…, demasiado cansada de la danza del tiempo que fue pasado.
Alevosa nocturnidad la que florece ya marchita por cada rincón.
El ocaso del tiempo como testigo socarrón del último escorzo del sol tras una montaña.
Borrachos hemorrágicos tiñendo la calle de carmín a la mínima oportunidad.
Consecuencia ilógica para el sombrío espectador.
Retazos de calor por las oscuras esquinas.
Sombreros rotos y sombras de ojos mil veces corridas.
Caballeros de papel y papelina en un doblez de rigor mortis.
Expresión alocada o dislocada de carencias personales.
Espantajos disfrazados sin rumbo definido.
Hediondos perfumes de cariño falso y melodías huecas.
Cuerdas vocales desgajadas y rotas.
Nicotina apestando bocas impuras de faldas cortas.
Fariseos procreando una prole desmedida.
Excesivas las medidas de radiación de tus retinas,… ¿o eran tus pupilas las de aquel resplandor mortal?.
Castañetear gatuno incesante en la madrugada.
El pájaro-sónar cantando la canción de compases medidos con exactitud enfermiza y enervante.
Pitidos alargados de submarino aéreo, palmípedo y crítico con los vecinos carentes de sueño.
Un golpe en fa mayor, ¿o era un bemol?. Quizá eran tus labios al sol.
Sol humillado por el arbitrio de las nubes y montañas.
Caprichosas siluetas las de anoche en la ciudad fallida.
He visto tantas cosas.

Entre toda la mierda y el escombro aparecen luces cerúleas que me guían a casa.
La ciudad se desangra irremediablemente por cada calle.
Adiós estercolero. Buenas noches.
Regreso a las nubes.


28 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Nos salva tener nubes propias, propios mundos.

mariajesusparadela dijo...

Precioso timelapse

Lichazul dijo...

cada cielo o infierno personal es siempre un refugio a los otros cielos o infiernos que están rondándonos

fuerza y vehemencia hay en el poema MAR
buen comienzo de semana

Juan L. Trujillo dijo...

Si lo tuviera, me quitaría el sombrero ante ese espeluznante relato de la noche en una ciudad "fallida".
Es bueno tener a mano una nube donde poder refugiarse de tanta podredumbre.
Enhorabuena.
Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Siempre la nubes ahí abrazándolo todo.

me gustó.

besos.

Noelplebeyo dijo...

Me recordó al epílogo de Blade Runner y su replicante en busca de respuestas, cuando en el fondo sabía que no las iba a encontrar.


Con toda esa intensidad vivida la duda es si allí - en la nubes - no resonaran cada uno de aquellos momentos, como lo hacen las tormentas, o como sopla en estos momentos el viento.

En cualquier caso, estamos en alguna cosa de acuerdo...eres del cielo.

Un beso. Como poco, empate a 2

Mariluz G H dijo...

Afortunadamente tenemos una nube donde guarecernos y un mar que purifica nuestro espíritu y nuestra piel, iluminando nuestras miradas.

Se te quiere, bicho :)

Jerónimo dijo...

Hola Mar.
Has realizado un exhaustivo recorrido por las miserias humanas y también por las divinas, hasta ese momento final en que es preferible esconderse en nuestro cielo particular,algo que solemos hacer todos de vez en cuando.
Me ha encantado esta exposición de estampas costumbristas.

Un abrazo,amiga.

TORO SALVAJE dijo...

Estercoleros por todas partes.
Si.
Mucho mejor en las nubes.

Besos.

Paco Cuesta dijo...

Desde lo alto también perdemos la perspectiva de lo bello.
Un abrazo

Emilio M. dijo...

¿Y si te dijera, querida amiga, que todo está en nosotros: el conflicto y la paz, la ambición y la renuncia, la traición y la lealtad, la incertidumbre y la inseguridad, la la tristeza y la alegría, la derrota y la victoria...?

Son puertas por las que decidimos pasar o no pasar porque el mundo, salvo raras excepciones, es un mundo hecho a nuestra medida. O, dicho de otro modo, nosotros nos construimos a la medida del mundo que vive en nuestra mente.

Y dejo de divagar, que tu escrito ha sembrado mi mente de muchas ideas. Ese contraste en el que sumergiste tu palabra es una fértil tierra sobre la que sembrar.

¡Estupendo! Gracias por ello. Un abrazo entrañable.

¡Y más! ¡Más! ¡Qué la palabra no deje de brotar!

LA CASA ENCENDIDA dijo...

Hoy en día y con lo que está callendo, es mejor regresar a las nubes. Bonito poema.
Besicos muchos.

Erik dijo...

Me gusta.

Denso muy denso, ¡ Me gusta...!

Mi bitacora esta por lo general llena de nubes.

Beso

Lyliam dijo...

Me voy contigo Mar, o te convido a mi cajita de zapatos. Un texto duro, como me gustan aunque sé lo que duele dejarlos salir. Me disculpas bonitas que no he venido, estaba como vos hoy "enarbolada" y a veces tengo que retirarme un poco para poder seguir jajajjaj. Te dejo un besazo como siempre y ánimo que hay que seguirle dando al lápiz, único compañero que falla solo cuando quiebra su punta.

Marinel dijo...

Hay que buscar un lugar donde olvidar tanto visto,tanto cúmulo plomizo de visiones desagradables,así que las nubes me parecen un fantástico lugar donde apearse de este tren hediondo a veces.
Eso sí,cuando la estación es bonita,hay que bajarse y pasearla,retardar la subida celestial,que para eso ya vienen los días grises.
Una entrada muy intensa.
Besos.

Amapola Azzul dijo...

Creo que yo también he visto esas luces cerúleas que me muestran el camino a casa, gracias por mostrármelas.

Un abrazo.

María dijo...

Ey... espérame Mar, que me voy contigo a las nubes.

Un beso.

mjesus dijo...

Mar ¿como estas? tu corazon aun parece resentido. un abrazo

tecla dijo...

Mar, yo también estoy en un momento de mi vida en el que también necesito regresar a las nubes.
Tu blog me ha reconfortado.
He venido por recomendación de Noel Plebeyo.

Anónimo dijo...

"nosotros nos construimos a la medida del mundo que vive en nuestra mente"
Muy inteligente expresión,bastante cierta,me recuerdas el por y el que me hace a veces pensar,que lo que veo no va conmígo a veces,o lo que siento a veces no es lo que el mundo ese que yo construyo a mi medída entiende.
No creo que solo se debe a eso,ya que las experiencias nos preparan,eso hace de otras personas poco experimentadas unos verdaderos seres fáciles de chafar y domesticar,eso no depende de su mundo de florecillas y cenéfas,eso ya no va con un mundo creado a la prefección.Sabes,mi mundo interior no soportaría no tener su lado positivo y negatico,no me gustaría tener las cosas regaladas y menos que no tenga la posibilidad de luchar por algo,si eso es posíble.
Lo ves?yo creo mi mundo interior,que podría ser inclúso para otra persona enfermamente raro,eso no tiene que ver nada con tu manera de sostenerte en este,parte si,pero no toda.
Lo que nos hace aguantar es el amor que nos tenemos a nosotros mismos,esa es la última carta que tienes por echar en esta vida,la quieres desperdiciar o no?
te quieres y te respetas lo suficiente para seguír aquí?entonces ponte de pié y sígue caminando!o deja de quererte por culpa de los demás y apaga tu vida,cierra,largate y díles que nunca tuvístes amor própio.

Lore dijo...

Vengo del blog de Noel Plebeyo, tu blog mu bueno, y esta entrada me parece dura, pero tan real...
Todos necesitamos ese refugio, huyendo de tanta miseria, siempre me he refugiado en el mío, soledad, cielo o infierno, pero míos, y de ahí siempre salgo confortada.
Si no tuviéramos esos momentos de positividad, el mundo sería invivible...¿se puede decir así?

Un abrazo Mar.

Vocablo Mudo Pilar dijo...

Sin duda debemos tener a buen recaudo un lugar donde guarecernos de tanta negatividad que nos rodea.

Pinché un rosa azul y me trajo hasta tu agradable espacio que he ojeado y, sin dudarlo, me quedo por aqui cerquita.

Saludos

LA ZARZAMORA dijo...

He visto también muchas cosas, y los golpes siempre fueron más que duros.
Basuras humanas, cobardes, puñales, y más.

Pero eso no quiero, y me niego a que me ensombrezca.

No sé lo que es la vida, pero ya que aquí estamos intentemos buscarle algún sentido.

Besos, Mar.


LA ZARZAMORA dijo...

Y si es en una nube, mejor que mejor...

;-)

S. dijo...

Dirección a las nubes me iba ahora mismo.

Amapola Azzul dijo...

Es que como estar en las nubes no hay nada...

No me extraña nada ese destino de la poesía, creo que me apunto.

Besos.

Javier Herque dijo...

La memoria de la mirada nos condena y nuestros actos condenan demasiadas veces a nuestros semejantes y a esta bola de barro que habitamos.

Si...regresar a nuestros sueños nos permite no llevar una pinza de madera en la nariz , al menos un rato.

Regresa pronto para dejarnos tus palabras.

Beso.

Javier

maría susana dall occhio dijo...

Todos llevan su infierno, algunos logran encerrarlo para que no duela otros conviven con el y oros tiene la delicia de poder volar a las nubes. yo te acompaña me encanta volar! un beso muy bueno lo que leí aún en su tristeza. Un beso Mar.